mardi 24 novembre 2009

Nuestro objetivo

Como dice el viejo y conocido refrán, una imagen vale más que mil palabras y en efecto, tengo que anunciar con pompa y fanfarria, lo que muchos de ustedes ya saben, otros quizá intuyen y algunos más no tienen la más remota idea. Esto que está a punto de suceder y de darle un nuevo curso a mi vida... sí, ¡mi boda!

Pues a continuación dará un breve testimonio de mi hermosa prometida (foto aquí arriba) y de cómo sucedieron los hechos.

Su nombre es Denisse Bautista Castellanos, originaría de la bella ciudad de Orizaba, nacida en el seno de una familia cristiana, desde pequeña fue instruida a la luz de las Escrituras y desde aquella temprana edad se comprometió al servicio de su Salvador y Señor. Así transcurrió su vida, enriqueciéndose de habilidades tales como la música y participando en diversas actividades juveniles, mientras atendía también sus estudios.

Fue entonces por aquella época, durante mi carrera, que comencé a reunirme en la misma Iglesia en la que ella asistía y donde a través del grupo de jóvenes nos hicimos amigos y poco a poco comenzamos a participar en diferentes campamentos, actividades con niños, en el coro, etc. Por supuesto desde ese momento nuestros caminos se fueron encontrando cada vez más hasta que un día el sentimiento comenzó a despuntar en el corazón de ambos. No tardamos mucho en darnos cuenta y procurando hacerlo todo con prudencia resolvimos ponernos en las manos de Aquél que sabe conducirnos en perfecta paz y armonía. Así iniciamos una muy fuerte amistad, hasta hace año y medio aproximadamente, que ocurrió lo inesperado...

Aquello fue la oportunidad que me abría las puertas a algo nuevo y fascinante, por supuesto estudiar el doctorado significaba para mí dejar muchas cosas atrás, un paso a lo desconocido que muy dentro deseaba y que al final asumí cual desafío. Sin embargo, era lógico pensar que esta decisión traería consecuencias drásticas, pero cual sorpresa fue que esa distancia interpuesta entre ambos, lejos de separarnos, ayudó a fortalecer y unirnos mucho más. Así, poco a poco los planes que habíamos comenzado a proyectar, comenzaron a volverse realidad.

Hasta el día de hoy, que todo está casi listo: ceremonia de votos, salón, invitaciones, vestido de novia, traje, anillos... todo lo que ha ido confirmándose... dos vidas que se unen, dos caminos que se cruzan, dos historias que se escriben en un mismo capítulo.

2 commentaires:

E.L.V.I.R.A. a dit…

Quiero iiir!! Aunque sea a la ceremonia en el templo por favooor!!! de verdad quiero darles mis felicitaciones!!!

*DeNiSSe* a dit…

"dos historias que se escriben en un mismo capítulo" vaya que es inexplicable! porque el Escritor de nuestro capítulo es Dios mismo y eso me estremece, ElCreador de todo cuanto vemos, pensando e 2 corazones... guauu!! ya falta poco amor para este dia tan esperado y Gloria a Dios por su plan maravilloso para nosotros...