jeudi 5 février 2009


El Maestro...

Recuerdo cuando comencé a interesarme en la pintura y compré una hermosa colección de libros la cual abarcaba el trabajo de algunos autores. Así, en no muchas tardes, fui conociendo poco a poco la belleza plasmada en el óleo, partiendo desde los lienzos de Caravaggio, con sus temas bíblicos y algo escandalosos para la época, hasta el surrealismo de Dalí, con su percepción "atmosférica" y polimórfica (sí, existe esa palabra) de las cosas, y claro pasando además por la obra de muchos otros de renombre: Velázquez, Michelángelo, Da Vinci, Van Gogh, Renoir, Matisse, entre otros. De esta manera pude descubrir una dimensión más en la apreciación del arte y casi me convertí en un crítico del mismo.

Es interesante pero a través de estos libros impresos por la editorial Taschen, que se caracteriza por ser una de las mejores en su género, fui descubriendo muchos detalles curiosos que inclinaron mi fascinación por algunos de estos exponentes, así por ejemplo, me di cuenta que la historia escondida tras cada pintura, el amor inmortalizado en el óleo o la tragedia trasmiten mucho más allá de lo que una imagen por si misma puede representar. Recuerdo a Da Vinci y aunque por muchos años una copia de "La última Cena" ha estado colgada siempre en nuestro comedor, nunca había sabido la posición exacta de cada discípulo o también, que en otras obras, el dedo índice de Juan el Bautista casi siempre aparece señalando, haciendo referencia al pasaje de Juan 1.29 "He aquí el Cordero de Dios" y muchos otros detalles peculiares.

Pero sin lugar a dudas puedo resaltar a quién rápidamente se convirtió en mi pintor favorito pues el carácter y sentimiento en su obra me dejaron muy impresionado, Rembrandt, pintor holandés del periodo barroco, cuyas obras con temas bíblicos son de un verdadero toque maestro y prodigioso, dentro de mis favoritas: (click para ver la obra) El regreso del Hijo Pródigo, La burra de Balaam y Jeremías lamentando la destrucción de Jerusalén son pinturas en las que destaco la expresión, el realismo y la captura del preciso "instante", pero creo que aquella que más me ha cautivado y que de inmediato se convirtió en mi preferida: "Cristo en la tormenta", si por si mismo el relato bíblico resulta tan impresionante, considero que aquello que Rembrandt retrato en el lienzo, nos aproxima un momento a la realidad del suceso: mar embravecido, tempestuosas olas amenazando con hundir la insignificante barca y el inútil esfuerzo del hombre luchando contra el inmenso poder natural, pero allí en medio de todo ese turbión, vemos la suave y dulce calma que rodeaban siempre al Maestro... conocemos la historia, y quien tiene el poder para apaciguar las tormentas, aún hoy puede calmar las tuyas, no es un cuadro, no son los trazos, es la maravillosa y magnifica manifestación del único Autor y verdadero Consumador.

Hoy, tristemente este hermoso cuadro permanece perdido, pues hace ya mucho tiempo que fue robado, y paralelo a ello quizá también tu vida permanezca así, oculta, olvidada o robada, incluso puede que tu y yo no poseamos un don asombroso como lo tenía Rembrandt para pintar hermosas obras, pero ¡ánimo! pues algo que sí puedo asegurar es que tu vida tanto como la mía pueden llegar mucho más lejos al rendir un testimonio visible y aún palpable de las maravillas de Dios, quien, cual autor esbozando su obra, permanece paciente preparando el tono del color adecuado o seleccionando el pincel para ti. ¿Qué cuadro representará tu vida?, ¿Quién plasmará su obra en ti?, espero que sea el toque del Maestro, máximo exponente del arte y la belleza, el que mantenga siempre el pincel trabajando en el lienzo de tu vida.

3 commentaires:

Anonyme a dit…

Quiero felicitar a quien puso a mi alcance este espacio, donde he leído cosas maravillosas, además de ser emotivas, también hay cultura expresada de una manera entendible. Hablar de arte pictórico, me hizo recordar las pinturas contempladas en el museo de Louvre, la que más me impacto fue Las Bodas de Caná de Paolo Calieri, llamado el Veronés, ý otras que mis acompañentes, poco me dejaron admirar, pero no por eso no me acuerdo de todas, la muy famosa La Mona Lisa o la Gioconda de Leonardo di ser Piero da Vinci, que jamás me imaginé tener frente a mi.

Es por eso que me interesó dar mi opinión y dar gracias, que por este medio pude remontarme a esa visita en Paris.
Te quiere. tu ma....Tere R.C.

Eduardo Roldán a dit…

¡Muchas Gracias Ma!

En verdad creo que no hay palabras para expresar lo que mi corazón siente por ti y papá, solo puedo agradecer al Señor por haberme dado unos padres tan maravillosos.

Y si ma, ¿te acuerdas? fue una muy bonita experiencia aquél viaje y quien iba a pensar que sería una aproximación a lo que el día de hoy puedo conocer con mayor detalle.

El Señor les guarde y les ilumine siempre.

Con amor, Edu.

flaka a dit…

Doy muchas gracias a Dios por darme la oportunidad de coincidir en los mismos tiempos y por saber que nuestro Dios te utiliza de muy diversas maneras, se que el tiene un proposito muy especial al tenert tan lejos, pero sobre todo se q tu haces lo posible por cumplirlo.
Que bien que tengas este espacio y nos cultives con tus experiencias
Amado yo deseo que seas prosperado en todo. 3 Jn 3
Je t´aime beaucoup
harto frances, jaja