mercredi 11 mars 2009

Los abuelos...

Hoy dedico mis palabras a dos hermosas personas que han formado parte de lo que soy, Will y Mamá Tina, mis dos abuelos que siempre fueron como unos segundos padres. Ya hace poco más de cuatro años que nos despedimos del abuelo y esta mañana recibí el mensaje de mi madre avisando la partida de abuelita...

Por un momento he pensado en el pasado y recuerdo al pequeño cuya infancia acurrucaron y que tanto amaron. Y en el corazón solamente hallo gratitud porque sus vidas fueron en mi, el amor palpable de nuestro Dios. Nunca hallé en ellos mentira, maledicencia o enojo, sino siempre el cariño, cuidado y la alegría de sus años. Conocí sus historias, escuché sus consejos y entendí desde pequeño el significado de la obediencia y la devoción, del sacrificio y el trabajo. Y ahora comprendo que en mi vida, la voz clamante del desierto fueron también ellos, anunciándome ya desde entonces a Aquél que vendría.

Mis ojos lloran, no de tristeza, sino de esperanza, porque sé que en el mañana volveré a verlos, sabiendo que no es aquella que demora, sino una que tocante está a la puerta.

¡Gracias Señor, por mis preciosos abuelos! ¡Háblales de mí y de cuánto los quiero!

2 commentaires:

Denisse a dit…

El Señor nos pone en el lugar y en el momento correcto!
Al pasar de los años podemos valorar con tanto amor, cada persona y detalle que nos ha traído hasta lo que somos! Y ahora, en este momento apreciamos tal como lo dice la palabra, que la vida pasa como un suspiro, y agradecemos al Dios todopoderoso que ahora tengamos una razón y propósito para vivirla!
Nuestro cuerpo mortal vuelve al mismo lugar de donde surgió, pero el espíritu, al maravilloso encuentro con el mismo Creador!
Bendito y anhelado momento para los que somos sus hijos!

Anonyme a dit…

Hijo hoy leimos, el recuerdo qeu tienes de tus abuelitos, mamá Tina y el Guil, quienes gozan ya en los btazos de Dios nuestro Señor,nosotros pensando que llegó el momento de regresar al Padre y que algún día nos reuniremos con ellos, y al igual que tú damos las gracias a Dios por prestarnoslos, como padres, abuelitos y suegros, también nosotros tenemos bellos recuerdos de su estancia en esta tierra, nos agrada sabe5r que tienes bellos recuerdos de ellos. que dios te bendiga y cuide de tí, tu abuelita te bendijo mucho cuando supo que tenías novia y nos la presentaste, y te deseo en ese moemnto que fueras muy feliz. besos de tus papás que te quieren mucho