dimanche 29 mars 2009

"Detrás de la fotografía"

Durante el último semestre de la carrera tuve la oportunidad de mudarme a Tlaxcala donde realicé una estancia en una empresa francesa (para variar) dedicada a la fabricación de fibra de vidrio, aquella fue la primera vez que salía de casa y recuerdo también que fue mi primer contacto con la vida laboral (cosa que no me agradaba en lo absoluto) pero al menos no puedo negar el hecho de haber aprendido cosas demasiado interesantes y aunada la experiencia de vivir en otra ciudad.

Recuerdo que éramos tres amigos los que vivíamos en ese pequeño cuarto ubicado en una zona no muy lejana al centro, por supuesto carente de muchas comodidades pero sin embargo con una muy buena vista (para los conocedores, justo en frente de la Nestlé) y casi la mayoría de las noches uno podía disfrutar de cielos despejados con una luna hermosa o bellos amaneceres.

Una de esas noches me acuerdo que el cielo comenzó a nublarse y un viento frío empezó a soplar, yo me encontraba por alguna razón afuera cuando de pronto un relámpago rasgó la negrura de la noche y me tomó por sorpresa, al instante corrí por mi cámara y rápidamente pude ajustarla sobre un pequeño tripié que siempre traigo en la funda, preparé entonces la toma y espere... y seguí esperando... y por más de media hora no ocurrió absolutamente nada y de momento recuerdo que exclamé con mi pensamiento -¡oh Señor! no cabe duda que sólo tú tienes el poder para controlar los cielos- y en un último intento oprimí el disparador... y entonces ahí, en una fracción de segundo, mis ojos quedaron atónitos ante la luz resplandeciente y cegadora de aquél brillo inigualable... ¡un rayo!, ¡atrapé un rayo! y al comprobar la imagen con una alegría desbordante e infantil, pude admirar el hermoso regalo que tenía en mis manos... ¡un hermoso rayo!

Y el resplandor fue como la luz;

Rayos brillantes salían de su mano,

Y allí estaba escondido su poder.

Habacuc 3.4

Título: "El Regalo..."
Lugar: Tlaxcala, Tlax.
Fecha de disparo: 15/10/2004 8:14 p.m.
Cámara: Canon Powershot SD10
Velocidad de obturación: 1/240
Valor de apertura:5.2
Velocidad ISO: 50

4 commentaires:

Denisse a dit…

Guauuu! que privilegio tuviste de poder tomar esta foto en el momento preciso! con esto puedo pensar que a lo largo de nuestra vida, el Señor nos pone en el momento y lugar perfectos para poder observar sus maravillas, aquellas que son palpables a nuestros sentidos, como el contemplar su creación, experimentar su sustento y protección, pero también aquellas que sólo son percibidas en el interior, como el gozo y el consuelo que sólo el trae a nuestro corazón, por lo tanto puedo afirmar con toda certeza " En sus brazos no hay temor", por tantas misericordias en nuestra vida, Bendito sea el Señor!

Samuel a dit…

Hola amigo que buen blog gracias por compartirme tus experiencias y ser hasta el dia de hoy un ejemplo a mi vida. Perdon por no escribirte antes pero debes saber que estas en mis pensamientos y sobre todo en mis oraciones. Sabes hno. me han pasado algunas pruebas que pues duelen pero el Señor es el que dara los resultados y eso me da fuerzas para seguir. Gracias a Dios compruebo mas y mas su grandeza y su misericordia.
HOy es un buen dia y un buen momento para decirte que eres un gran amigo y q te quiero un buen en el Señor. Que el Señor sea el que afirme, fortalezca y establezca tu vida. Maranatha

PD. Nunca te lo dije pero me siento feliz de que que estes con denisse Dios los bendiga

Erick Ramon a dit…

Recuerdo 2 momentos mi hermano, el primero, una ocación en que afuera del templo nos tomaste una fotografía hacia calle real y en ese momento eran tal vez las 8 pm, pero el lugar se veía como de día porque un rayo iluminó todo el cielo, así que te sigue el señor mostrando su poder en tu vida y alrededor tuyo no crees? y pues hubo otro momento en el que estuve quizá a 30 metros de un rayo, en la cima del pequeño cerro de escamela en Orizaba, acampando con unos vecinos, nos sorprendió ver venir una tormenta y observar rayos acercándose más y más y sentados en la orilla del voladero, un rayo cayó literalmente frente a nosotros, lo que nos llenó de asombro, temor y nos hizo guardar absoluto silencio por varios segundos!
Papi te siga utilizando y bendiciendo grandemente mi hermano!!

extranjero_peregrino a dit…

wow! justo darle al rayo... Dios es grando y se fija hasta en los pequeños detalles para hacernos sonreir.